Convirtiéndome en madrugador

Esta última semana he comenzado a llevar a cabo un lento plan que me llevará, eventualmente, a mi objetivo de levantarme temprano, de forma sistemática, todos los días.

Últimamente me había dejado llevar demasiado por la flexibilidad que me ofrece mi trabajo en cuanto a la hora de llegada. El problema de esa flexibilidad es que se convierte en un arma de doble filo; sienta bien poder llegar tarde a la oficina, pero no tanto cuando me doy cuenta de que también tendré que marcharme mucho más tarde. Luego llego a casa y me quedo despierto hasta tarde, en un intento vano de recuperar el día que ya he perdido. Y otra vez a levantarme tarde.

Así que el domingo pasado (no ayer) me fui a la cama temprano, prometiéndome a mí mismo (con amenazas de por medio, admito) que me levantaría en cuanto sonase mi despertador. El despertador sonó a las siete menos diez y segundos después yo ya estaba en pie. No hay nada como una buena amenaza promesa. Cada día del resto de la semana fui restando diez minutos a la hora del despertador, doble el viernes, de modo que al final acabé estando en pie a las seis y yéndome a la cama alrededor de las once.

¡Menudo cambio! Ahora tengo la sensación de que las mañanas son eternas. Me da tiempo de desayunar tranquilamente mientras miro Facebook y Reddit y de hacer algunas tareas del hogar antes de ir a la oficina. Y estoy seguro de que no son sólo los minutos de más, sino también un cambio en la actitud. Este viernes incluso me apetecía ir a la oficina. Increíble pero cierto.

Este fin de semana, como era de esperar, me he descontrolado un poco los horarios, pero pienso encauzarlo esta semana restando media hora cada tres días, e intentando irme a la cama temprano el viernes también. No sólo tengo que conseguir madrugar, sino ser capaz de recuperarme rápidamente de cualquier irregularidad.

El objetivo final de este plan es llegar a levantarme a las cinco de la mañana. Una vez conseguido esto empezaré con otros cambios de mis actividades. Básicamente, lo que quiero es crearme una rutina un poco más eficiente que la actual y, eventualmente, hacer algo de ejercício antes de ir a trabajar. Pero esta es otra historia para la que tengo reservado un post, pero eso será, probablemente, cuando pueda escribirlo a las cinco de la mañana.

Foto: Anton Broberg Holm.

6 thoughts on “Convirtiéndome en madrugador

  1. Hombre, eso de aprovechar el día está bien, pero ten en cuenta (atención, perogrullada) que si alargas por un sitio, tienes que acortar por otro. El día no va a tener más horas de repente. Está bien aprovechar las horas de luz y todo eso, pero no sé si arreglas mucho acostándote a las (digamos) 9 para levantarte a las 5. Tú mismo. Whatever works!

    ¿Has tocado algo en el feed? Esta actualización no me llega a GReader. Sí, he probado a “turn it off and on again” tu feed en GReader y sigue sin llegar.
    Ya que hablamos de feeds, ¿no podrías poner una opción para recibir nuevos comentarios a entradas que uno ha comentado? Si no cuesta mucho, claro. Ya sé que me puedo suscribir al feed de los comentarios de un artículo concreto, pero da pereza.

    • En realidad todo esto no tiene mucho que ver con las horas de luz, sino con el hecho de que cuando vuelvo a casa del trabajo me siento cansado y me cuesta muchísimo más hacer cosas que por la mañana. Estamos hablando de muchas horas invertidas en descansar por la tarde, pero sin descansar de verdad. Lo que intento es proporcionarme descanso verdadero, unas cuantas horas horas para ir apagándome por la tarde y unas pocas horas para actividad por la mañana. Creo que así es más equilibrado.

      En cuanto a lo del feed, creo haberlo arreglado, lo sabremos en el siguiente post. Me apunto lo de la notificación de comentarios.

  2. Tu plan suena muy bien, yo me conformaría con levantarme a las 7 en vez de a las 8 y así tener tiempo para hacer ejercicio. Suena fácil, pero esto es cosas de dos y ahora mismo no me puedo poner exigente… ¿a lo mejor si me amenazas? 😉

  3. Me suena que alguien empezo hace anyos un plan para madrugar todos los dias, lo que no recuerdo quien. No se si fue uno de ustedes o algun otro de la panda dublinesa…

  4. Pingback: Mañanas activas | Jacobo de Vera's Plog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *