Mañanas activas

Hace un par de semanas escribí un post sobre mi plan de despertarme cada vez más temprano para, eventualmente, hacer algo de ejercicio físico por las mañanas. Pues el pasado fin de semana estuve pensando un poco más sobre este plan y me di cuenta de que lo que estaba haciendo realmente con esta historia de despertarme diez minutos antes cada día era una patraña para retrasar lo que realmente me resultaría beneficioso, que es la actividad física en sí.

Esta claro que madrugar me ayudará, no sólo a crearme una rutina y a proteger mis hábitos de sueño, sino a practicar la disciplina, algo que he abandonado un poco en los últimos años. Pero también es evidente que no necesito levantarme a las cinco de la mañana para poder mover un poco el cuerpo antes de ir al trabajo. Me estaba inventando una dependencia para procrastinar la parte más difícil.

Así que el domingo, después de levantarme tarde y desayunar tranquilamente, me puse un chándal, un par de discos en el móvil y me fui al parque, aprovechando el buen tiempo. No fui a correr, fui a andar, creo que todavía tengo que perder algo de peso antes de que mis rodillas me permitan correr durante más de diez segundos. Y anduve durante hora y media, poco más de 8 kilómetros en total. Me pasé. estaba claro que si iba a hacer esto a menudo, tenía que moderarme un poco.

Elegí un punto en el camino que me pareció razonable y, en los días siguientes, me levanté (todos los días a la misma hora) y salí directamente al parque, a hacer lo que he acabado llamando “paseos de activación”. Unos 4.8 Km diarios que termino siempre en menos de 50 minutos. Las agujetas me han matado durante la semana, pero es el justo precio por el sedentarismo. A cambio, me he sentido lleno de energía durante todas estas mañanas, me he sentido bien por estar ejercitando mi fuerza de voluntad y cada noche me ha dado mucho sueño a partir de las diez, y he dormido mejor.

Todo genial, hasta que esta mañana la racha de buena suerte se acabó y el tiempo en Irlanda volvió a la normalidad: Esta mañana amaneció lloviendo. Necesito un plan B, y lo necesito rápido, o todo lo bueno de esta semana se irá a la mierda por falta de continuidad. El simple hecho de que sean las doce y media y aún esté despierto escribiendo esto ya dice mucho de cuánto he echado hoy de menos mi paseo de activación. La verdad es que no me he activado del todo en todo el día.

Tarde o temprano, por vivir en un lugar con mal tiempo garantizado, tendré que acabar pagando para acceder a instalaciones donde pueda hacer mi ejercicio, aunque por desgracia, no será ni tan barato ni tan agradable como un buen paseo por el parque a las seis de la mañana.

5 thoughts on “Mañanas activas

  1. ¿Por qué no pruebas a nadar? A mí es lo que me hace sentir mejor físicamente, cuando sales te sientes ligero y muy enérgico. Me alivia un montón la espalda. Usas todos los músculos y te puedes estirar de una forma que no se puede “con los pies en la tierra”. Además, ¡lo mejor de todo es que puedes comprarte un mp3 acuático para no aburrirte! 😀

    Como habitante de un sitio donde llueve día sí, día también, yo combino la natación con ir a andar. Si llueve, nadas, y si no, ¡a andar!

    • Gracias. Esto mismo me sugería Mojito hace unas semanas. Lo estuve mirando y más o menos me he mentalizado para hacer la inversión en el gimnasio con piscina que hay a 20 minutos de casa. Pero sólo es “más o menos”, y mientras pueda sigo aprovechando el método gratuito.

  2. Sobre todo: CUIDA-LAS-RODILLAS y el resto de articulaciones si vas a salir a correr, o a correr en una cinta

    NO es un consejo de la abuela chona. Es consejo de alguien a quien se lo dijeron y pasó y se las vió putas. Estira y calienta/enfría antes y/o después.

    Saludotes =)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *